Alfredo de Braganza, finalista del Premio Literario Amazon 2023: «En mis novelas plasmo la experiencia abrumadora de vivir en la India»

Badge del finalista del Premio Literario Amazon 2023
Alfredo de Braganza, finalista del Premio Literario Amazon 2023

Alfredo de Braganza se ha convertido en finalista del Premio Literario Amazon 2023 con Operación Infierno, un thriller en el que refleja los años que ha pasado en la India con un estilo marcado por su faceta de guionista, productor y director cinematográfico. Es considerado el primer español en rodar un largometraje en el país en celuloide, idioma autóctono y con actores indios. Además, ha publicado más de veinte novelas, que pueden encontrarse en Amazon. Algunas de ellas han sido corregidas por María R. Coco (c’est moi).

Preséntame tu obra finalista, Operación Infierno. ¿Por qué crees que ha destacado entre las miles de obras presentadas al Premio Literario Amazon? ¿Qué tiene de especial?

Está llena de suspense y he intentado mantener un ritmo trepidante, con una trama y subtramas que enganchen al lector, y su protagonista es muy original e interesante. David Ribas vive en la India, un país que al principio no le gusta. Todo cambia tras el asesinato de su mujer en el hotel en el que se alojaban, de cuya muerte se siente culpable. Así comienza un viaje interior de redención personal. Ese viaje será tanto de búsqueda de sí mismo como para encontrar sentido a la vida. Paralelamente, se ve inmerso en peligrosas aventuras y en el inevitable juego sucio del espionaje. Estará involucrado en redes de mentiras y engaños, incluso por parte de sus compatriotas españoles, mucho peores de lo que podría imaginar.

Yo creo que el lector, independientemente de su género preferido, va a disfrutar de Operación Infierno y de las demás entregas de la serie porque puede verse reflejado en esa lucha interna de su protagonista.

¿Qué te lleva a crear una saga de libros en la que los protagonistas principales son dos personas movidas por la venganza y el dolor?

Laura García es la jefa de operaciones de una organización de inteligencia clandestina en Madrid llamada Cervantes. Es experta en operaciones antiterroristas y bajo su mando se encuentra un grupo reducido de agentes que, a veces, debe recurrir a un renegado como David Ribas para alcanzar sus objetivos.

Es el contrapunto de nuestro protagonista. Ella trabaja para evitar la muerte de personas inocentes. Se convirtió en agente de inteligencia porque fue testigo de un atentado terrorista en Londres en el que murieron sus padres. Sin embargo, a Ribas también lo mueve el dolor y su afán de redención. Tras ser dado por muerto en el atentado en el que fallece su esposa, es reclutado por la jefa del crimen organizado de Bombay, Hassena, quien le abre las puertas de ese submundo en el que viven los más desfavorecidos de la India, a los que intenta ayudar sin importarle los medios que deba utilizar.

¿Por qué uno de los escenarios principales de esta saga es siempre la India? ¿Qué tiene este país de especial para ti? No se suele representar en muchos libros.

Estuve en Nueva Delhi con Javier Moro (premio Planeta) durante la investigación para su libro El sari rojo. Incluso nos reunimos con la hija de Sonia Gandhi, Priyanka. Su tío, Dominique Lapierre (autor de La ciudad de la alegría) ha sido siempre un referente. Él solía decir: «Yo creo que la India es un país en el que sus dioses se han olvidado de la gente». Es un país lleno de adversidades, de lucha continua, incluso por las cosas más insignificantes. Javier me dijo que, si tenía una historia que contar, la contase, que el único secreto para escribir es tener entre manos algo que contar. Pero, claro, me decía, se trata de descubrir cuál es el modo de contarla lo mejor posible, con destreza, no de una manera chapucera. Y me lo dijo él, que trabajó con Ridley Scott en desarrollos de proyectos.

Así es como me animé con La pasión de Amrita, mi primera novela, una biografía novelada que fue publicada, en una primera versión, por Penguin Random House en México y traducida al húngaro. Más tarde la autopubliqué en Amazon mejorando el texto y añadiendo capítulos. Siguieron otras obras hasta que pensé en escribir un thriller. Y surgió El operativo, que iba a ser una única novela. Pero tuvo su éxito entre los lectores de este género, que me mandaban correos preguntándome si habría una segunda parte. Y sí, hubo una segunda parte, una tercera, una cuarta… y una décimo séptima, que es la novela finalista del Premio Literario de Amazon.  A esta le sigue El espía renegado, que estará disponible en las próximas semanas, y Espía por contrato, que saldrá el año que viene.

El tener familiares en la India me ha facilitado mucho sumergirme en la sociedad y en la cultura. Con el tiempo aprendí a desenvolverme en el país con mucha facilidad, viajando por distintos lugares en trenes, en autobuses, en coches y en furgonetas. He estado trabajando y colaborando con cámaras de comercio, realizando agendas comerciales en las que organizaba viajes de empresarios españoles y latinoamericanos a la India. He hecho inspecciones a proveedores de grandes marcas españolas, portuguesas y americanas de textiles, muebles y de decoración. Esto me permitió viajar al interior de la India en muchísimas ocasiones y visitar fábricas y artesanos. Esa experiencia abrumadora, conociendo distintas gentes y culturas, la he plasmado en muchos aspectos a la hora de escribir mis novelas.

Pero también he pasado temporadas en Reino Unido, República Dominicana y en Panamá, donde vi películas de Fritz Lang en la filmoteca de la universidad que me causaron un gran impacto, como M., Dr. Mabuse

Eres guionista, cámara y productor de documentales. ¿Esto hace que tus novelas sean siempre tan cinematográficas, contadas mediante escenas muy visuales, casi telegráficas? ¿Por qué lo haces así?

En una ocasión, durante el rodaje de mi largometraje documental Smoking babas holy men of India, visitando una ciudad sagrada por ser un centro religioso hindú en el norte, coincidí con un fotógrafo australiano cuyas fotos ocupan portadas de revistas internacionales de viajes. Caminamos juntos por muchos lugares pintorescos, admirando la arquitectura, las gentes, etc. hasta que él decidió ubicarse en un lugar determinado de una calle en particular, y ahí se quedó con su cámara, su mochila y su botella de agua, esperando a que lo que buscaba se le apareciera: una mujer con sari arrastrando a su hijo o llevando una cesta de mimbre con flores sobre la cabeza o lo que fuera. Yo, por el contrario, decidí seguir explorando y así conocí al eje central de mi película, y gracias a esto emprendí un viaje de varios meses por la cordillera del Himalaya, rodando mi documental y conociendo por el camino a innumerables personas extranjeras e indias con ese peculiar asceta hindú. Si me hubiera quedado como ese veterano fotorreportero y seguido sus consejos, no hubiera podido hacer mi documental.

Alfredo de Braganza, finalista del Premio Literario Amazon 2023, rodando en la India.

Este verano he ganado también el premio a la mejor película documental en el festival internacional independiente de la India. Pienso que hay que ser inquieto y tener hambre por descubrir nuevas cosas.

Yo siempre me he movido con mucha facilidad por los barrios más complicados de la India y he plasmado muchos de esos momentos en mis novelas de la serie David Ribas, como mis viajes en un Ambassador Classic, un vehículo antiguo pero fuerte y muy fácil de reparar.

Cada uno tiene formas diferentes de contar y expresarse. Lapierre influyó mucho en mi primera novela, La pasión de Amrita. Pero en mis thrillers siempre he preferido utilizar técnicas de la narrativa audiovisual, ofrecer las escenas tal y como yo las he visualizado.

Yo escribo de forma intuitiva, no planeo nada. Conforme estoy escribiendo pienso en lo que vendrá después. Cada escritor sigue lo que mejor le funciona, quizá mi manera no es la más recomendable, pero cada autor es un mundo. Hay quien crea mapas y tiene un cuaderno. Yo no, yo comienzo a escribir y no sé por dónde me llevará la historia. Lo negativo es que, con esta forma de trabajar, me llevo conmigo la historia a todas partes. Así, si veo las noticias, leo otras novelas, hablo con la gente… incluyo algunas de estas cosas o me inspiran para nuevas tramas.

¿Qué esperas que te dé el Premio Literario Amazon?

La verdad es que me siento representado por la coletilla del Premio Literario de Amazon: storyteller. Porque, más que escritor, me considero un contador de historias. Aparte de documentales, he rodado un largometraje de ficción y soy el primer español en hacerlo en la India, en idioma local, con actores indios, y en celuloide 16 mm. Voy a seguir trabajando en dar un impulso a mi carrera para llamar la atención de los productores y poder llevar a la pantalla un proyecto cinematográfico.


¿Buscas correctora de textos?
¿Quieres maquetar tu libro en papel o en digital?

Pídeme presupuesto sin compromiso. Te responderé en menos de 48 horas.