Soy salmantina, ciudad en la que nací en 1975 y donde aún resido. Quizás por eso adoro los lugares con historia que te permiten recorrerlos en un paseo. Aquí estudié Periodismo mientras trabajaba en un diario local. Con los años me pasé a la comunicación corporativa y política, al diseño gráfico y a la maquetación.

Tengo obsesión por las cosas bien hechas. Y, como soy perfeccionista desde la cuna, siempre me preocupé de escribir correctamente. Al final, mis compañeros me pedían que revisara sus textos para que se publicaran o llegaran a sus clientes lo más limpios posible.

Mi vida dio un vuelco hace unos años y me pregunté qué había sido de esa cría que, siempre con un libro en las manos y el carnet de la biblioteca en el bolsillo, deseaba escribir por encima de todas las cosas. Y descubrí que la vida le había pasado por encima. Decidida a recuperarla, me di cuenta de que escribir me hace muy feliz, pero aún más ayudar a otros a cumplir su sueño. Así que me formé. Estudié mucho por mi cuenta, hice un experto universitario en Corrección de Español, acabé mil cursos de diseño gráfico… y dejé la multinacional en la que llevaba una docena de años trabajando. Y aquí estoy, disfrutando de cada libro que corrijo, de cada texto que maqueto, para que otros no se pierdan por el camino.